Las estrellas son esferas de gas que se mantiene unido gracias al equilibrio entre la fuerza gravitatoria de la masa que la conforma y que tiende a agruparla y el gas que tiende a expandirse. Las estrellas son altamente energéticas debido a las reacciones nucleares que se dan en su interior, de una gran potencia.

La vida de una estrella empieza con la formación de una nebulosa gaseosa compuesta de hidrógeno, helio y otros gases. Cuando el hidrógeno se transforma en helio produce energía mientras los otros elementos se dirigen fuera del centro de la estrella por el fenómeno de la convección.

Las estrellas tienen temperaturas muy distintas entre sí. Las más frías pueden alcanzar temperaturas en su superficie de aproximadamente 2000 ºC mientras que las más calientes pueden llegar a 50.000 ºC o incluso pueden llegar a ser más calientes.

Los estudiosos pueden determinar la edad, los elementos químicos de la estrella, su nivel de luminosidad y su volumen. Otros rasgos de la estrella son la temperatura y la magnitud absoluta que forman parte del diagrama de Hertzsprung-Russell que sirve a los astrónomos para conocer la edad y la evolución de la estrella.

La estrella más conocida es el Sol, cuya temperatura en su superficie ronda los 6000 ºC, mientras que en su núcleo se alcanzan los 15 millones de grados.

Las estrellas además de su existencia verdadera, tienen su propio significado mitológico. En la antigüedad se creía que las estrellas poseían una entidad propia, como si fueran vivientes y con poderes especiales. También se identificaban con el alma de los muertos o la representación de deidades.

Si te gusto el post comparte 😀

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here